02 octubre 2018

UP! saliendo del limbo de los blogs abandonados.


Una pizca de nostalgia cuando algún amigo me pregunta por aquellos inventos con los videos y las cámaras. Echo un vistazo a la web y veo que "mi" casillero prestado por Blogger aún me está esperando...
 
Alguna vez he estado revisando la coleccion de webs, blogs sobre todo, acumulandos en mi menú de marcadores: De vez en cuando "pagina no encontrada"; Algunas veces una entrada de despedida o de conclusión; La mayor de las veces la ultima entrada tiene años, sin más.

¿Que habrá sido de quienes los alimentaban con entusiasmo?. La pregunta solo invita a la tristeza o la melancolía... 

Pero eso no me gusta para JelmetCam Experience... asi que aunque sea mediante un flagrante off-topic, os digo:
Amigos, sigo aquí, hago otras cosas, sigo pedaleando, cacharreando con bicis y otros trastos y esto, posiblemente, quizás, ojalá, continuará...

BH Gacela, de frenos de varilla.

Mas o menos tiene los años que yo. Quizás alguna de sus piezas fueran, en tiempos, de la bici de mi suegro, pero se le perdió la pista. Amontonada entre docenas de bicis huerfanas en un almacén... malo había de ser que no consiguiese piezas suficientes para montar una de esas ya históricas bicis de freno de varilla. (probablemente mi primera imagen reconocible de lo que era una bicicleta...) ¡menudo invento los frenos de varilla!


















Sin empeñarme en restaurar estrictamente la original, me he atrevido con un rojo vivo para los guardabarros y he evitado cualquier cosa que lleve abrazaderas, (dinamo, portaequipajes, timbre a la rueda...), que vamos a hacer, ¡reivindico el derecho a tener manías!.


















Y también algunas fotos de cómo estaba al empezar: El óxido de los cromados se recuperó sorprendentemente bien con solo frotar con lana de acero (otra cosa es lo que vaya a durar...) Despues de quitar toda la pintura anterior, una pequeña fisura que me tuvo que arreglar un amigo con soldadura "de plata". Y finalmente me decidí a montar un tinglado y probar a pintar a pistola en el taller.
















Espero no tardar otros cuatro años en asomarme de nuevo por esta ventana. :-)


No hay comentarios: